Facebook, MySpace, Twitter, Google +, Linkedin, Pinterest, Spotify… y así podríamos continuar hasta la saciedad. Cada vez son más las páginas web de intercambio de información y contenidos de forma online, las conocidas redes sociales en auge en los últimos años y de las que no hay persona a lo largo y ancho de la geografía terrestre que no haya escuchado hablar sobre ellas.

Estas plataformas tan exitosas en la red, no solo permiten al usuario estar en relación directa con sus familiares y amigos, sino también relacionarse con gente nueva y aumentar su círculo social.

Tal es la importancia que ha adquirido esta herramienta de comunicación en nuestra sociedad,que son ya muchos los estudios antropológicos y sociales que circulan sobre ellas, tesis enteras dedicadas a la relevancia de las mismas en la actual sociedad.

De hecho, han llegado a colarse incluso entre las adiciones más preocupantes en la actualidad. Todos, absolutamente todos, tenemos algún familiar o amigo que no puede pasar el día entero sin entrar en Facebook o Twitter “a ver lo qué se cuece”. El Me gusta se ha convertido en un emblema y los emoticonos expresando nuestro estado de ánimo una forma de dar a conocer al mundo nuestras alegrías y tristezas.

Tal es el papel que ocupan en nuestras vidas, que son muchas las empresas que se han hecho eco de tal circunstancia y no dudan en utilizar las mismas en sus campañas de marketing. De hecho ese es el tema que nos ocupa en el presente artículo y al cual vamos a dar forma.

Hablar de buen marketing es hacerlo de posicionamiento web.Y aunque mejorar la visibilidad de una web no es tarea fácil existen herramientas que hacen más llevadero el proceso, aquí es donde entran en juego las redes sociales.

La relevancia de la social media a la hora de lograr entrar a formar parte de los mejores en el sector de ventas elegido no escapa a oídos de nadie. Consecuencia de ello, es que cualquier experto en marketing no duda en aconsejar su utilización.

Si hay algo que vuelve loco a las personas que se dedican al posicionamiento web son los constantes cambios en los algoritmos utilizados para ello. Actualmente, la calidad de los contenidos prima sobre otras pautas de posicionamiento, de ahí que la importancia del factor social sea cada vez mayor.

Ascender en la clasificación de páginas web supone crear anuncios, compartir enlaces y hacer que lleguen a la máxima cantidad de gente posible. Qué mejor manera de conseguirlo que las comunidades virtuales, que brindan al usuario la posibilidad de sacar ventaja con respecto a otros páginas web encasilladas en el mismo sector de ventas.

No cabe lugar a dudas, por tanto, que las redes sociales son a día de la fecha una de las compañeras de viaje en el posicionamiento SEO.

Si estás buscando ser de los primeros en las listas de posicionamiento, no dudes en contratar las avispadas habilidades de un técnico en SEO, que a través del análisis de palabras clave elegidas o no por el cliente conseguirá hacerse con el objetivo de la mayor parte de las empresas, hacerse con un mercado de clientela más amplio, abarcando un mayor mercado y obteniendo en consecuencia mejores ingresos.

A día de hoy no hay estrategia de marketing sin redes sociales, es más, no sería aventurado matizar que sin presencia en plataformas como Twitter, Facebook o Google + entre otros muchos, sería casi imposible lograr alcanzar los objetivos deseados. El éxito, pasa por tanto, en formar parte de los millones de usuarios que a la fecha están registrados como miembros de las mismas.